mobiliario-medico

Sin categoría

La apariencia cuenta en los hospitales

31 Ago , 2017  

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

Cuando era niña estaba muy impresionada por el mobiliario médico de los consultorios, me encantaba el olor que desprendían los hospitales, los colores cálidos que había por doquier. Inspiraba seguridad, tranquilidad y mucha paz. Iba muy seguido, puesto que mi abuela estaba enferma, y eran visitas rutinarias las que debía de hacer, ya que tenía problemas del corazón.

En mi corazón y mente de niña, no me daba cuenta de la gravedad del asunto, o de las deudas que ese hospital generaba en mis familiares. Solamente era extraño para mi pasar por esos pasillos tan silenciosos, estar en las salas con toda mi familia turnándonos para ver quién entraba, y quiénes se quedaba afuera a cuidar los objetos personales. También mis familiares hacían que el proceso fuese menos duro para nosotros, ya que siempre reían, llegamos a partir el pastel en el cuarto en donde estaba internada mi abuela, también cuando ésta debía dar sus paseos todos la acompañábamos en una hilera, mientras nos tomábamos de la cadera y comenzábamos a cantar. Esto hacía que para los niños todo fuera más fácil, pero también para la paciente, quien de destillaba de risa cada vez que mis tíos hacían una locura con tal de sacarnos sonrisas. Para estar en un ambiente tan lúgubre, y siempre temerosos de esperar las noticias más negativas, la verdad nos enfrentábamos a aquello con mucha soltura, y tranquilidad.

Ciiasa

Cuando crecí mi papá fue quien terminó en un hospital, pero él no se internó en El hospital Ángeles, puesto que la cuenta de mi abuela era dividida en ocho partes de los hermanos. Mientras que la de mi progenitor tendría que ser pagada solamente con dos sueldos, por lo que terminó en un IMSS. Yo no podría creer las diferencias, el mobiliario era completamente descuidado, la ansiedad acudía a mí en todo momento sin importar que también estuvieran mis familiares intentando motivarnos. No era igual, el ambiente pesaba.

Tampoco era tan grande para entender las diferencias que hoy en día son tan obvias, solamente sabía que algo estaba mal y no entendía qué. Cuento esta historia, porque omitiendo a los profesionales que trabajan en cada hospital, o sin siquiera atreverme a comparar los recursos, inconscientemente sin saber nada de esto, sabías que algo estaba raro, algo provocaba una intranquilidad. Parece mentira, pero la apariencia de un lugar puede llegar a afectarte en niveles que ni tú puedes comprender.

Ya en la edad adulta, consciente de todos estos detalles, comprendí que empresas como Ciiasa, son necesarias en nuestra sociedad. Necesitamos de un ambiente tranquilo, en situaciones que no son nada relajadas. Requerimos de un mobiliario médico preparado, y que inspire un poco menos de ansiedad en momentos que de por sí ya son duros. Ir al médico siempre da un poco de nervios, aunque solo sea para un chequeo, ¿para qué hacerlo más difícil?

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

www.000webhost.com